Por Bel Nardone

 “No solo es la mejor película que hemos visto del universo DC en los últimos años, sino por el modo en que se encarna el rol de la mujer” 

 

Los roles de las mujeres en este tipo de películas son secundarios y  cuando son protagonizadas por mujeres tienen poco éxito. Para enumerar en 1984 se realizó una película de Supergirl como spin-off del Superman de Christopher Revees y el fracaso de Halle Barry como CatWoman en 2004. Y en series, Wonder Woman tuvo su serie en los años 70 con Lynda Carter y actualmente la serie de Supergirl de CW con Melissa Benoist.

En este mundo de los comics que se lo concibe primordialmente para hombres, el personaje femenino más importante del universo DC, La Mujer Maravilla o Wonder Woman, tardó 75 años en llegar a la pantalla grande. Miembro fundador de la Liga de la Justicia, parte de la Trinidad, ella le abrió la puerta a la mujer en el mundo de los comics. Creada en 1941 por William Moulton Marston, un psicólogo de Harvard, con la idea de combatir la imagen de que las mujeres eran inferiores a los hombres. Él mismo dijo: “la única esperanza de la civilización es la libertad. Desarrollar la igualdad de las mujeres en todos los ámbitos de la actividad humana”.

Tuvieron que pasar 75 años para que Wonder Woman apareciera en una película pero como personaje secundario y un año más tarde para que tuviera su propia película. Pero solo una mujer le podía hacer justicia a este icónico personaje, Patty Jenkins, la directora de Monster, la película que le valió un Oscar a Charlize Theron sobre Aileen Wuernos, la primera asesina serial estadounidense y de la serie de televisión The Killing.

Esta versión de Wonder Woman, encarnado por Gal Gadot, no solo es la mejor película que hemos visto del universo DC en los últimos años, sino por el modo en que se encarna el rol de la mujer.

Situándonos históricamente a finales de la primera guerra mundial, suponemos que 1918, en Londres, Diana (nombre real de Wonder Woman) desde su desconocimiento de los diferentes lugares que ocupan los hombres y las mujeres, compara el trabajo de secretaria con la esclavitud, la vestimenta femenina de la época como inútil para pelear, ingresa a una sesión del parlamento y se encuentra con  la mirada desconcertada de los congresistas británicos ante la presencia de una mujer, que una mujer sepa diferentes idiomas, o Etta mencionando cómo van a ganar el derecho al sufragio femenino.

Todos estos diálogos y escenas manifiestan la desigualdad de oportunidades que tenían las mujeres a principios del siglo XX y que seguimos afrontando 100 años mas tarde. Afortunadamente Diana rompe con todos los esquemas de la época, dejando en claro que una mujer es auto-suficiente y tiene la capacidad de hacer cualquier cosa, igual (o mejor) que un hombre. Y de eso se trata el feminismo, igualdad entre los géneros.

Como película de superhéroes, Wonder Woman la rompe, es fuerte, rápida, ágil e inteligente, totalmente badass. Con escena de acción muy dinámicas, entretenidas y visualmente espectaculares para que el personaje se luzca como lo merece.

Es posible que el éxito de taquilla que está teniendo la película, puede significar un punto de inflexión dentro de la industria cinematográfica, y que al igual que lo hizo en 1941 en el mundo de los comics, Wonder Woman le abra las puertas al mundo del cine a personajes femeninos protagónicos dentro del género de superhéroes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .