Por Bel Nardone

Recién termino de ver The Handmaid’s Tale y me arrepiento de no haberlo visto antes. Pero qué decir de esta serie cuando hay infinidad de aspecto para analizar?

Este contenido original de Hulu, basado en el libro homónimo cuenta sobre un futuro distópico donde la infertilidad ha llegado a ser un problema en la sociedad, luego de una guerra civil Estadounidense, un gobierno teocrático, totalitario y cristiano toma el poder, conformando Gilead, creando un nuevo orden social. En esta nueva sociedad las mujeres son subyugadas por ley. La infertilidad mundial ha llevado al reclutamiento de las pocas mujeres fértiles que queda, llamadas handmaids (criadas). Cada criada es asignada a un hogar de lideres de altos rango del gobierno, donde debe someterse a una violación ritualizada por sus amos para quedar embarazada y darles hijos a esos hombres.

En este escenario conocemos a nuestra protagonista, June o mejor dicho Offred (Elizabeth Moss) un criada que esta asignada a la familia Waterford, conformada por el Comandante Fred Waterford (Joseph Fiennes) y su esposa Serena Joy (Yvonne Strahovski). Uno de los primeros derechos que pierden las criadas es utilizar su nombre de nacimiento, y cambia su nombre dependiendo del nombre de pila del hombre a la cual es asignada, por eso June de llama Offred, literalmente traducido del ingles como “de Fred”. Ya que la criada pasa a ser propiedad de ese hombre.

Al mismo tiempo todas las mujeres de esta sociedad, son dominadas en todos los aspectos de su vida, no tienen derecho a trabajar, a leer, o a controlar dinero o propiedades, no tienen posiciones de poder excepto sobre otras mujeres. Cada tipo de mujer se viste con un color característico y uniformes, mientras que los hombres se visten de negro. Por ejemplo las mujeres con mayor estatus son las “esposas”, las parejas de los comandantes y se visten de azul. Las “tías” (aunties) entrenan y supervisan a las criadas, se visten de verde. Las “marthas” son amas de casa y cocineras, y se visten de gris, mientras que las criadas se visten de rojo.

Ademas de estas reglas de vestimenta, en esta sociedad totalitaria y cristiana hay miles de prohibiciones. Los homosexuales son “traidores del genero”, el sexo y las relaciones extra matrimoniales son penadas con torturas o amputaciones. Los crímenes son sentenciados con la muerte, ejecutado a manos de las criadas en una pseudo ritual de castigo, lo que se ve como una forma de liberar la angustia y tensión a las que son sometidas. Y obviamente cualquier forma de subversión o traición contra la patria y el sistema es castigado.

Durante los diez capítulos de la primera temporadas vemos a June en la actualidad, intentando sobrevivir en este mundo espantoso, siendo sometida diariamente por el comandamente y su mujer, por las tias y por otras criadas. Tratada como un cacho de carne, que solo sirve como incubadora, cumpliendo todo lo que le indican. Solo en su mente, en la minima intimidad que tiene en su cuarto y con alguna que otra criada puede ser una pizca de lo que era antes.

Al mismo tiempo la historia se relata a a través de flashbacks que muestran como fue el inicio de este gobierno y orden social.

Intente ordenar algunos de los aspectos que me parecieron fundamentales para comprender lo increíble de esta serie.

La primera es la violencia, esta serie cuenta una historia de violencia constante. Por mas de que en la superficie Gilead parece una sociedad armoniosa, donde todo el mundo es correcto y amable, se encuentra en constante vigilancia y control por parte del ejercito. La violencia es física, torturas, golpizas, violaciones, asesinatos, ejecuciones y mutilaciones ritualizadas. Pero no solo se trata de violencia física, sino también de violencia por la inhibición de las decisiones sobre el cuerpo de la mujer y la utilización del mismo como simple herramienta de fecundación y gestación, por la prohibiciones de los derechos y libertades individuales, la libertad de expresión y pensamiento, las elecciones sexuales, el derecho al libre tránsito.  Nuestra protagonista conviven con esta violencia lo cual genera en el espectador una sensación constante de asfixia, tensión, angustia e impotencia.

Otro aspecto fundamental para genera esta atmósfera de tensión y la intriga en la trama son los silencios y las miradas. Es increíble como solo con expresiones y miradas podemos comprende lo que sienten cada uno de los personajes pero no pueden expresar en palabras, lo cual genera mas angustia e incertidumbre. Pero al mismo tiempo tenemos personajes como el sádico Comandante Waterford, a quien no podemos leer sus expresiones, nunca sabemos si sus intensiones son buenas o malas.

En cuanto a los aspecto técnicos debemos destacar la fotografía, la paleta de colores que maneja y como ayuda a la narrativa. Como mencionamos anteriormente cada estrato social se viste con una tonalidad característica que ayudan a dar un toque de color un mundo teñido de ocre, marrón, naranja. En los flashback cuando se narra lo sucedido previamente a la fundación  de Gilead, la paleta de colores que se maneja se asemeja a la realidad.

Y por último la música que desentona con todo lo que sucede en este mundo, para mi es la música que suena en la cabeza de Offred para cierto ocasiones, es su playlist mental. Don’t You (Forget About Me) o Feeling Good desarmoniza en este mundo retrogrado, apagado y sumiso, lo que da como resultado momentos singulares y sobresalientes.

Todo los temas tratados es esta serie son una alegoría de la lucha del feminismo, en algunos países les puede resultar extraño pero muchas mujeres no tienen acceso a la educación, no tienen derecho a trabajar, sufren mutilaciones genitales, no pueden expresar libremente su orientación sexual. O como en mi país donde una mujer es asesinada cada 30 hs, donde no puede decidir sobre su cuerpo si desean continuar con un embarazó no deseado, donde se estima que se realizan 500 mil abortos inseguros cada año, que alrededor de 60 mil mujeres deben internarse en clínicas y hospitales por complicaciones de estas prácticas inseguras y que unas cien terminan muertas.

Parece que The Handmaid’s Tale no escapa de la realidad de muchas mujeres y se acerca mas al presente que a un libro de ficción.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .