Por Bel Nardone

En la casa donde crecí y viví hasta los 27 años siempre pasaron cosas extrañas, una serie de pesadillas me motivaron a escribir sobre eso.

Hace unos días mi hermano (Juan) me escribió para contarme que estaba teniendo pesadillas sobre la casa donde vivimos durante más de 20 años y donde actualmente vive mi mamá (Cristina). Estas pesadillas que tenían sombras extrañas y personas flotando en el jardín de mi casa (si, todavía le digo mi casa) no distan mucho de la realidad y de los sucesos paranormales que vivimos allí.

Esto me motivo a plasmar algunas de las cosas que vivimos en Adrogué, por eso estos son “Relatos Paranormales en Primera Persona”.

Mis viejos compraron el terreno de la calle Soler a fines de los 80´s, pertenecía el vecino de al lado (es por eso que nuestra casa nunca tuvo la medianera adelante). La casa la construyeron ellos de cero, años más tarde nos mudamos, estoy segura que tenía 5 años. La casa contaba en ese momento con cocina-comedor, lavadero, garage, tres habitaciones, dos baños, comedor y living. Un pasillo en L conecta todos los ambientes como la vena principal de la casa (por alguna razón en la noche siempre causo temor en algunos invitados) Con el tiempo se hicieron modificaciones y agrados, como pileta, quincho y un ambiente denominado “biblioteca” que es una biblioteca (tenemos muchos libros) además del televisor y en su momento las computadoras de escritorio.

Algunos hechos de violencia sucedieron durante años en Adrogué, nos entraron a robar varias veces, la primera forzaron la ventana de mi habitación lo que derivó en mi pedido de intercambiar cuartos con mi hermano por mis continuas pesadillas (pobre Juan).

Años más tarde, volvieron a entrar y rompieron el techo nuevamente de mi cuarto y cayeron arriba de mi cama, ese día fue traumatico, por que revolvieron toda la casa, pero toda. Parecía que un tsunami había pasado por cada ambiente, recuerdo patente que no podía ver la alfombra azul porque estaba cubierta de mis cosas. Esta vez no hubo cambio de cuarto. Los últimos dos hechos fueron los más violentos, en cuestión de veces entraron dos veces, en una golpearon a mis viejos (mi hermano y yo no estábamos en la casa) y en la segunda directamente se los llevaron a recorrer cajeros automáticos y en esa oportunidad si estábamos en la casa y vimos como se los llevaban con la posibilidad de no verlos nunca más. Por suerte los soltaron unas horas más tarde.

Relatando todos hechos de violencia me recuerda a ese capítulo de IT donde Mike relata los hechos de violencia extrema que en algún momento se vivieron en Derry, hechos que se daban por la malignidad de ese ser cósmico que se alimentaba de pesadillas y desgracia. Lo que quiero decir es que algo raro pasaba en esta casa.

Ahora si, vamos a lo que nos compete. Siempre fueron mi mamá y mi hermano los que tuvieron más predisposición para ver y sentir las cosas extrañas que sucedían en la casa, lo mio siempre fue más onírico y mi papá (Ricardo) que es el “Scully” de la familia, nunca vio o siento algo raro.

Desde voces, ecos y olores particulares, hasta sombras y figuras extrañas, desdoblamientos, ovnis y una “medium” que nos comentó cuantas entidades había en la casa, en Adrogué paso de todo!

Comenzamos con las cosas generales, por ejemplo las voces, ¿nunca les paso de oír la voz de alguien que te llama muy claramente y no esta presente en ese lugar? Bueno eso paso miles de veces en mi casa, siempre escuchaba la voz de mi mamá que me llamaba y no esta en la casa. O mi mamá escuchaba la voz de mi hermano “Ma!”, pero Juan no estaba en casa.

Estuve investigando y tiene varias explicaciones posibles, las que más me cerraron fueron estas: Una es Ondas estacionarias que son aquellas que afirma que las ondas sonoras pueden quedar atrapadas en el tiempo y ser escuchadas con posterioridad. Y la segunda es Impregnación ambiental o energética que propone que los seres vivos o determinadas situaciones dejan un rastro o huella energética, quedando grabado en el espacio-tiempo, en otro plano de realidad, y que luego pueden repetirse como ecos.

Gente de Sombras

El segundo caso común eran las sombras de figuras humanas, siempre aparecían en los pasillos, tanto mi mamá como mi hermano las percibían a sus espaldas y por el rabillo del ojo. También podían sentirse en el cuarto de mi hermano cuando estas en la vigilia, a punto de dormirte, se escondían en la penumbra y era cuestión de prender la luz para disipar las sombras, esto también puede percibirlo y es espantoso.

Uno de los momento más terroríficos fue cuando en pleno día mi mamá vio la sombra de un hombre con un sombrero caminando por el pasillo. En principio pensó que era mi abuelo que estaba en la casa ese día pero cuando recapitulo el hecho se dio cuenta de que no era posible.

Años más tarde Juan vio un documental en Netflix The Nightmare (2015), que cuenta con entrevistas a personas que sufren de parálisis de sueño durante años y uno de los puntos en común que tienen las pesadillas en ese estado son las sombras (shadow people o gente de sombras) y un hombre del sombrero (hatman) . Según quienes sufren las parálisis tienen una teoría al respecto y es que no es una coincidencia de que todos tengan las mismas pesadillas, sino que estas sombras pueden ser fantasmas o demonios, pero que el hombre del sombrero es una figura más oscura o un demonio de alto rango.

Hay varias explicaciones para las sombras durante la vigilia, la neurociencia explica que es un tipo de alucinación. También hay explicaciones sobre que es un tipo de miedo normal propio del humano y que nuestra mente en estado de temor ve sombras.

No obstante, muchas personas vieron al hombre del sombrero y es un ser que aparece hasta serie y películas. Lo más increíble es que hay un sitio dedicado a las apariciones llamado The Hatman Project (me da mucho miedo ver este sitio). Leyendo los comentarios en el sitio parece ser una presencia maligna vista en todo el mundo, especialmente de noche o durante parálisis de sueño, pero no le impide hacerse visible en otros momentos del día o hasta poseer cuerpos.

En una fiesta que hicimos en casa y una invitada resultó ser “medium“, fue inevitable preguntarles sobre que sucedía en nuestro hogar. Entonces, esta chica podía ver y siente presencias, dentro de nuestra casa pudo sentir siete presencias, si siete.

De estos entes que deambulaban, algunos le daban mala vibra y otros buenas, como por ejemplo: en la biblioteca había tres que la asustaban, en el jardín había uno que cuidaba el fondo de nuestra casa, en la parte superior del quincho había otro (debo decir que de noche ir al quincho sola me da mucho miedo). Y por último había uno que recorría el pasillo en L constantemente. Creer o reventar.

Desde mi experiencia solo sentí las voces, vi las sombras en el cuarto de mi hermano cuando estoy por dormirme. Siendo honesta la oscuridad siempre me asustó y preciso prender todas las luces de un ambiente durante la noche. Pero como menciones antes lo mio pasa por lo onírico, el mundo de los sueños es donde percibo cosas o al menos así lo siento.

Desde soñar con mi abuela previo a que sucedan cosas malas a modo de advertencias, a que ellos me pedían que le avise a mi mamá y mi tía de que están bien. Hasta tener la misma pesadilla que mi hermano el mismo día, sobre el diablo (un arlequín rojo) que me miraba desde arriba de mi placard.

Pero uno de los más traumaticos fue cuando una mano negra con garras abría la puerta de mi cuarto. Fue tanto el susto que salte de la cama y corrí a la puerta a cerrar la puerta y prender la luz. Tan patente el recuerdo de esa mano que mi cabeza duda si fue un sueño o realidad. Tan latente que hace unos años dibuje la pesadilla.

La garra en la puerta

La última situación extraña que viví fue con mi mamá, estábamos en la cocina charlando y escuchamos Oscar, la pareja de mamá, caminando por el comedor o el pasillo, eran ruidos de pies arrastrándose y era muy real la presencia de alguien en ese espacio. Inesperadamente Oscar aparece del fondo de casa, el otro extremo de la casa caminando lo más tranqui, no había chance que pase del comedor al fondo de la casa a ese lugar sin verlo. Las dos nos quedamos duras y le preguntamos “No estabas en el comedor? Te escuchamos caminando en el comedor”. Nos trato de locas y nos empezamos a reír. Vaya a saber una quien estaba dando vueltas por ahí.

Pero como siempre a mi mamá le tocan los peores encuentros, hace unos meses se despierta y ve como la figura de un hombre que se sienta al lado de ella, pensó instantáneamente que era Oscar. Para su sorpresa él estaba roncando al lado de ella. En ese momento la figura se levanta, camina alrededor de la cama y atraviesa la puerta del cuarto…

Sombras, voces, el hombre del sombrero, seres que traviesan paredes y espectros que preservan el hogar. No vivimos debajo de un cementerio indio o de animales. Tal vez nunca sabre por que pasan estas cosas en mi casa, lo mejor es dejarlos estar, nosotros no los molestamos y ellos solamente intentan hacerse presentes de vez en cuando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .